martes, 16 de mayo de 2017

Reseña de Hija de mala madre en Solo Tempestad


Reseña del poemario Hija de mala madre, de Paula Novoa, en el blog Solo Tempestad:
http://www.solotempestad.com/novoaxpagnotta/


Por Angie Pagnotta

Daniel Gigena dice en el prólogo de Hija de mala madre: “La poesía es la figuración de un recorrido. Eso se advierte en el primer poema de la serie (el único titulado y a su vez el que cede el título al libro) donde, por el cambio sutil de un pronombre personal, se precipita el sentido del poema. Aquello que se atribuía al otro, no necesariamente virtuoso, pasa a convertirse en propio. ¿Cuál es el sentido? Acaso el de una herencia, el de una redención, el de un duelo. ¿Dónde sino en el espacio del poema se asume la voz poética? El primer poema lo repite varias veces: ‘Soy’.” La observación de Gigena es atinada en cuanto a que en ese primer poema existe un precedente que pone en eje el texto y también la obra en su totalidad, donde la presencia y el decir poético se concentran en una figura que necesita exponer su miseria, su amor, su pasado y también su presente; donde la identidad se establece casi a fuerza de repetición, casi a fuerza de sentir con cada milímetro del corazón.
Desde el punto de vista de la construcción de la obra, Novoa tiene pasajes intensos e increíbles como: “Desnuda / en la puerta de su boca / ella sonríe”, “Cristalizar el instante / en el que fui sospecha” o “En qué cajón / guardaste mi persona / que quiero buscarla / y no la encuentro”. Las figuras que rodean esta obra están en torno a la posibilidad del ser en cuanto a lo que fue y también en cuanto a lo que ahora, en tiempo real, es. Este doble juego está en el reflejo del pasado en contraste con el presente y en lo que vendrá, pero también está en la estructura de esa composición a veces frágil y a veces tremendamente fuerte; en cada una de esas figuraciones Novoa desprende un juego tenue y auténtico.
La belleza es sostenible y perdurable en todo el libro e incluso permite al lector abstraerse de las páginas un segundo y quedarse sumido en alguna de esos versos para poder pensar y repensar alguna herida, algún amor. La fuerza poética de Novoa reside, a mi criterio, en la capacidad que tiene para transportarnos, para decirnos, para llegar a lo que leemos desde lo que sentimos. En cierta medida esa es una de las virtudes de la poesía pero muchas veces resulta insuficiente y los textos que sí lo logran son los que nos hacen retroceder y avanzar una y otra vez. En este caso, Novoa lo logra y en estas sesenta páginas de poesía pura —en el mejor sentido— encontramos uno de esos casos donde la música se canta por sí misma, donde el sonido de la voz se despliega en lo profundo y lo leído nos deja inquietos y algo hechizados. 

Hija de mala madre (2016)
Autora: Paula Novoa
Editorial: Cave Librum
Colección Precipicios
Género: poesía

No hay comentarios:

Publicar un comentario